Aparato reproductor Femenino

En las aves el aparato reproductor femenino queda limitado a solo un ovario, el izquierdo. El derecho salvo rarísimas excepciones está atrofiado y es incapaz de desarrollar sus funciones.

El aparato reproductor de nuestras aves está formado por : Ovario, infundíbulo, magnum, itsmo, útero, vagina y cloaca.

El ovario es el centro neurológico de todo el aparato reproductor. Tiene una forma asimétrica y en el exterior son visibles numerosos óvulos en via de diferenciación. Por lo general solo uno de estos óvulos al día determina la puesta. Hay productos que nos ayudan a su correcta formación. https://amzn.to/2xblTXs

La Yema del huevo es una mezcla de agua, lípidos, proteinas, vitaminas y minerales. Las proteinas y lipoproteinas que están presentes en la yema se producen en el hígado, de donde pasan al ovario, por influencia de los estrógenos. El color amarillo de la yema se debe a pigmentos naturales presentes en la dieta.

Al oviario le sigue el oviducto, que puede ser dividido en 5 partes funcionales: Infundíbulo, magnum, itsmo, útero y vagina

La vagina acaba en una pequeña apertura que conocemos como cloaca, por la misma que defecan nuestras aves.

Bajo el Ovario encontramos el infundíbulo, que es en forma de embudo. Es aqui donde se produce la fecundación

Luego encontrariamos el magnum, responsable de la deposición de ka albúmina, la clara del Huevo.

A continuación encontramos con aproximadamente un 1mm de espesor el Itsmo. Esta sección desarrolla la importante función de la deposición de las dos membranas testáceas, fibrosa y queratinosa, que se funden formando un saco cerrado que con tiene el huevo, sirviendo también de base para la deposición de la parte calcárea.

Seguidamente encontramos el Útero, que secreta la cáscara rígida con posterior deposición de una membrana provista de pequeños poros, que por una parte deja transparentar el huevo y por otra garantiza un cierre estanco para evitar la penetración de patógenos desde el exterior .

El útero, próximo de la vagina, sufre una modificación anatómica convirtiéndose en sacciforme, para acoger el huevo antes de la puesta.

Finalmente la vagina esconde unas glándulas tubulares que recogen el semen depositado por el macho y consiguen conservarlo durante largos periodos de tiempo.

En el caso de las gallinas ponedoras de 20 a 25 días .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *